El autoconsumo en España, parece estar a punto de mejorar tras la designación de Teresa Ribera como ministra de Transición Ecológica en el Ministerio de Energías y Medio Ambiente.

El autoconsumo volverá en un futuro próximo a tener un papel relevante a la generación de energías renovables en España. Según el nuevo Gobierno, la idea es tumbar el impuesto al Sol y nuevamente incentivos y primas a las personas o empresas que decidan mirar hacia un futuro lleno de energías renovables, como la solar fotovoltaica.

¿OBJETIVOS A CORTO PLAZO?

Para conseguir una transición energética, los objetivos que se ha marcado la nueva ministra serían, elaborar una Ley de Transición Energética y otra en relación con el Cambio Climático.

Otro de los objetivos del gobierno, es la elaboración de un Plan Estatal de Rehabilitación Sostenible de Viviendas y Regeneración Urbana. Con el objetivo de dotar a estos de una mejora en eficiencia energética a través de energías renovables.

Muchos de estos puntos, ya se tienen en cuenta por parte de los ayuntamientos. Estos de forma independiente han decidido ofrecer ayudas de distintas formas, tales como bonificación en el IBI o ayudas económicas.

¿EN QUE BENEFICIAN ESTOS OBJETIVOS AL CONSUMIDOR?

Si en un futuro próximo se eliminasen varias barreras impuestas para el autoconsumo. De manera casi inmediata aparecerían sistemas de autoconsumo que nos daría mayor acceso a una energía consumida más limpia.

¿QUÉ TIPO DE AUTOCONSUMO EXISTE?

Existen varias modalidades para el pequeño consumidor entre ellas encontramos el autoconsumo directo. Que es el más utilizado en estos momentos, ya que no pasamos energía a la compañía. Sin embargo, debemos tener en cuenta un autoconsumo que permanece en STANDBY hasta que se eliminen las trabas al autoconsumo. Este es el autoconsumo compartido.

AUTOCONSUMO COMPARTIDO, OTRA MANERA DE HACER?

Este es un término bastante innovador, se pretende que una comunidad de vecinos, pueda gestionar la producción de electricidad de una instalación fotovoltaica. Englobando a toda la comunidad de vecinos que han realizado la mejora energética.

El objetivo es, que se puedan beneficiar todos los vecinos de la energía que esté produciendo la instalación de forma instantánea. De esa manera, se intentará reducir los costes de electricidad de cada vecino, en la medida de lo posible.

VENTAJAS QUE OFRECE

La inversión que se debe hacer de manera inicial, queda dividida entre el total de vecinos de la comunidad.

Otro de los puntos clave de este tipo de autoconsumo, es el ahorro que supone frente a realizar la inversión de forma individual. Ello es debido a que el ahorro mensual o bimensual en la factura de energía de cada vecino, se verá reducido según el tamaño de la instalación.

Generalmente esta inversión repercute de forma directa sobre los vecinos en forma de ayudas o incentivos. Al dividir la inversión entre el número de vecinos, obtenemos un beneficio en la instalación a corto plazo. Dado que se ofrecen ayudas generales en el IBI hecho que repercute al bloque o comunidad de vecinos. Gracias a esta ayuda, amortizamos la instalación mucho más rápido que una instalación individual.